Zapatillas para niños

Escrito por zapatillastienda 05-03-2018 en informacion. Comentarios (0)

El pie es una estructura compleja de 26 huesos y 35 articulaciones, mantenidas juntas y sostenidas por decenas de ligamentos. El pie de un bebé está acolchado con grasa y es muy flexible.

Los niños comienzan a caminar entre los ocho y los 18 meses de edad. La mayoría de los niños pequeños tienen los pies planos cuando comienzan a caminar por primera vez, o tienden a voltear los pies hacia adentro, debido a que la fuerza muscular y la rigidez de los ligamentos necesitan alcanzar a otro desarrollo. El pie plano casi siempre mejora a medida que los pies se fortalecen.

Consulte siempre a su podiatra o médico si le preocupan los pies o la marcha de su hijo.

Niños y llevar zapatos

Un niño que aprende a caminar recibe importante información sensorial de las plantas de los pies. Los zapatos, particularmente aquellos con suelas duras e inflexibles, pueden dificultar el caminar. Su niño pequeño no necesita zapatos hasta que haya estado caminando por un par de meses, y luego sólo para protegerse los pies de objetos puntiagudos.

Es importante permitir que su hijo vaya descalzo regularmente para ayudarle a desarrollar equilibrio, coordinación y postura. Haga que los zapatos de su hijo se ajusten profesionalmente, lo que debe incluir la medición de cada pie para longitud y anchura. Los pies de los niños crecen muy rápidamente y es posible que su talla de zapato necesite ser actualizada cada pocos meses. Los zapatos demasiado apretados pueden dificultar el caminar de su hijo y causar problemas, como uñas encarnadas de los pies y juanetes. Existe gran variedad de zapatos que puedan hacer que su hijo aprenda a desplazar correctamente, zapatos para divertirse como las zapatillas con ruedas para niños y las zapatillas con luces.

Pies planos en niños

La planta de un pie normalmente desarrollado tiene un arco, llamado arco medial, formado por músculos y ligamentos. Durante los primeros dos años, los pies de su hijo parecerán tener arcos caídos. Los pies planos son normales en un niño pequeño debido a la debilidad del tono muscular en el pie, un generoso acolchado de grasa y ligamentos de tobillo flojos que permiten que el pie se incline hacia adentro.

A medida que su hijo domina el caminar, los ligamentos y músculos se fortalecerán y las almohadillas de grasa en el área del arco no serán tan notorias. Alrededor de los cinco años de edad, su hijo debe tener arcos normales en ambos pies.